Visitas culturales

Irán Visitas culturales

Irán Visitas culturales

I   R  Á  N     ( P  E  R  S  I  A )

   UNAS NOCIONES DE HISTORIA Y GEOGRAFÍA

 

Irán y Ario son originariamente el mismo nombre que, a lo largo de la historia, se ha dado indistintamente a los habitantes Indoeuropeos, es decir, los primeros Arios que ocupaban la meseta. Históricamente, diversas tribus y pueblos de procedencia similar, como los Persas, Medos, Hircanos y Sogdianos, fueron invadiendo la meseta desde el año 1000 a. C. en adelante. Estas tribus invasoras se establecieron a su vez en el país, lo unificaron y le otorgaron su carácter predominante.

En la actualidad Irán, aunque de tamaño más reducido que en el pasado, cubre una extensa área de 1 648 000 Km2, muy accesible por tierra y relativamente inaccesible por mar. Por otra parte, debido al mar Caspio al norte y al golfo Pérsico al sur, forma un puente entre Asia Central y la India por un lado y con el Mundo Árabe, Turquía y Europa por otro.

Irán es uno de los mayores países del mundo. De norte a sur, lo recorren por el oeste las grandes cadenas montañosas de Alborz y de Zagross, que se alzan a 4200 y 4500 m y los 5671 m del monte Damavand al este de Teherán. Los extremos más alejados de esas cordilleras proporcionan un contraste espectacular con el espacioso interior del país.

Hacia la costa del Caspio los montes Alborz se hunden en una región de bosque subtropical y humedales, terrazas con plantaciones de té, plátanos y arrozales. Un exuberante mundo, densamente poblado a unos 30m por debajo del nivel del mar.

En la mayor parte del país, la pluviometría anual oscila entre los 50 y los 2500 mm2 y casi su totalidad precipita entre noviembre y abril, el resto del año los cielos están virtualmente despejados y cae un sol de justicia.

Los pueblos nómadas de Irán

La cría de ganado y la estructura tribal de la sociedad son atributos de la vida nómada, entre otras características. Los únicos factores que los distinguen de las comunidades sedentarias son las migraciones estacionarias y la falta de un enclave específico. Lamentablemente no se dispone de suficiente información respecto a las tribus nómadas en Irán, anteriores al Islam. En la era islámica, las tribus son Kurdos, Lurs, Baluchis, Árabes, Turcos y los Barahuis. Dicho estilo de vida tomó importancia en el periodo Selyúcida (s. XI-XIV).

Las tribus migrantes principalmente se extienden a lo largo de las montañas del Zagros y al oeste y este de Azerbaiyán en la parte oeste de Irán así como en Kermanshahan, Juzestán, Luristán, Ilam y Chahármahál -o- Bakhtiari, Kohkiluyeh y Boyer – Ahmad, Fars, Jorasán, Sistán y Baluchistán, Semnan y la región central de Irán.

El censo de 1988 muestra 94 tribus y 547 clanes independientes con una población total de 1 150 099 habitantes.

La jerarquía de la división en tribus en Irán, por ejemplo entre los Qashqais, se conforma en unos cuantos clanes. Éstos a su vez consisten en sectas las cuales se dividen en «Bonkus», que se componen de unas pocas familias llamadas «Obehs». Los Bonkus pueden integrase en una suerte de cooperativas ganaderas llamadas «Baillehs». Las tribus en su conjunto pueden funcionar en armonía para organizar guerras, garantizar la seguridad, el reparto de pastos, la cría de ganado y migraciones.

Su famosa artesanía tiene una importancia primordial en la economía de la familia tribal. La carne y los lácteos constituyen su principal modo de vida. A menudo definen su grupo y clan como tienda. «Tienda» evoca la palabra «casa».

Los matrimonios se basan en un sistema de castas. Las tribus de Irán son adeptos a las sectas suníes y chiitas y Ali – «Allahis» también forman una minoría. Dependiendo de su raíz étnica, los iraníes hablan persa, kurdo, turco o árabe.

 

Irán se encuentra entre los 10 mayores productores de hortalizas

y el tercero con mayor diversidad

 

El clima en Irán es muy diverso, y como resultado de todos estos tipos de temperatura, produce frutas tropicales y subtropicales en cada estación. En la actualidad, la producción hortícola total supera los 10 millones de toneladas anuales. Sus principales exportaciones más destacadas en el mercado mundial son pistachos, dátiles, azafrán, pasas, manzanas, limones, naranjas y uva.

Además de disfrutar de la naturaleza, de hermosos lugares y de históricos emplazamientos de Irán puedes también saborear fruta de temporada como la sandía, mandarinas y naranjas. Directos del huerto a tus manos, pasas y frutos secos todo el año y una cocina tradicional iraquí muy variada en nuestros restaurantes de mayor calidad. Puedes probar la fruta más exquisita en nuestro antiguo país.

El gusto por la cocina persa

Si aún no te has regalado con algún plato persa, pregunta a alguien que sí. La cocina persa es tan diferente, tan exquisita que es sencillamente imposible de comparar con ninguna otra. Al pasar por las sinuosas e intemporales calles de cualquier pueblo o ciudad de Irán a mediodía, una combinación de exóticos aromas salen de las ventanas de las casas. Te harán la boca agua y te tentarán.

La cocina tradicional persa tiene sus raíces en cientos de años de refinamiento de sus ingeniosas amas de casa, y saborea la amplia y sana diversidad que caracteriza su variedad climática y étnica.

Para familiarizarte con el sabor único de la cocina persa, te ofrecemos las recetas de alguno de los platos más populares, fáciles de preparar. Ven a probarlos.

  • Kateh
  • Polow (or Chelow)
  • Kabab-e Koobideh
  • Kabab-e Barg
  • Dolmeh-ye Felfel
  • GhormehSabzi
  • KooftehBerenji
  • Tah-Cheen